Visión islámica

De Jesus de Nazaret
Saltar a: navegación, buscar

Puntos de vista sobre Jesús

En el Islam, Jesús (conocido como Isa en árabe: عيسى) es considerado el Mesías y uno de los profetas más importantes y amados.[1] Consideran a Jesús uno de los cinco mensajeros (rusul) y uno de los cinco profetas "Resueltos". El Hadith afirma que Jesús volverá encarnado al mundo después de que el Imán Mahdi derrote al Dajjal (una figura similar al Anticristo, traducida como "Impostor"),[2] aunque algunos eruditos islámicos consideran estos versículos como no fiables y falsos.[3][4]

Como en el relato de la natividad cristiana, el Corán del siglo VII señala que Jesús nació sin un padre biológico, de la Virgen María, por la voluntad de Dios (Alá en árabe); por eso se le llama Isa ibn Maryam (Jesús hijo de María), un matronímico.[5] Para las tradiciones musulmanas, Jesús vivió una vida perfecta de no violencia, mostrando cariño a los humanos y los animales (comportamiento similar al de otros profetas islámicos), sin posesiones materiales y sin pecado.[6] La creencia islámica también mantiene que Jesús podía hacer milagros, pero solo por la voluntad de Dios.[7]

Sin embargo, los musulmanes no creen que Jesús tenga una naturaleza divina como Dios ni como Hijo de Dios. El Corán advierte contra la creencia de que Jesús fuera divino. [8]. Piensan que Jesús recibió un evangelio de Dios llamado el Injil, que corresponde en árabe al Nuevo Testamento cristiano pero partes del cual han sido malinterpretadas con el tiempo de forma que ya no representan de forma precisa el mensaje de Dios (ver Tahrif).[9]

Los musulmanes no creen en el papel de sacrificio de Jesús, y el Corán afirma que Jesús no murió en la cruz. El Islam no acepta ningún sacrificio humano por el pecado.[10] Con respecto a la crucifixión, el Corán está contra la afirmación judía de que Jesús murió realmente y piensan que solo fue una ilusión.[11][12] La tradición musulmana completa la afirmación del Corán diciendo que Cristo fue reemplazado por un doble, y otros piensan que fue Simón de Cyrene o uno de los Apóstoles (Judas).[12] Sin embargo, ciertos investigadores islámicos han interpretado los versículos relevantes de forma diferente: "los judíos tenían la intención de destruir la persona de Jesús completamente; de hecho, solo crucificaron su nasut, mientras que su lahut permaneció vivo".[12]

Visión Ahmadiyya

El Movimiento Ahmadiyya (un movimiento religioso que se originó del Islam, con un pequeño número de seguidores) cree que Jesús sobrevivió a la crucifixión y viajó a Cachemira, donde murió como un profeta bajo el nombre de Yuz Asaf (cuya tumba localizan en Srinagar (India).[13]

Relacionado con: ¿los musulmanes creen en Cristo?, ¿qué piensan los islámicos de Jesucristo?, ¿quién fue Jesús de Nazaret para un musulmán?

Notas

  1. Kuftaro, Sheikh Ahmad. "¿Qué es el Islam? Jesús", Kuftaro.org, Obtenido el 15 de Marzo de 2006.
  2. Mufti A.H. Elias, "Jesús (Isa) Como es visto por el Islam, y su Segunda Venida", Islam.tc, Obtenido el 14 de Abril de 2007
  3. Parrinder, Geoffrey, Jesús en el Corán, p.121, Oxford: Oneworld Publications, 1996. ISBN 1-85168-094-2
  4. Hanif, Jhangeer. "Versículo del Corán acerca de la Segunda Venida de Jesús", Obtenido el 14 de Abril de 2007.
  5. Corán 3:45, 19:21, 19:35, 21:91
  6. III&E. "Profetas en el Islam", Obtenido el 14 de Abril de 2007
  7. "Visión islámica y cristiana de Jesús: una comparación", ISoundvision, Obtenido el 14 de Abril de 2007
  8. Corán 3:59, 4:171, 5:116:117}}
  9. Abdullah Ibrahim, "La Historia del Corán y el Injil", Arabic Bible Outreach Ministry, Obtenido el 15 de Abril de 2007.
  10. Corán 22:37
  11. Corán 4:157:158
  12. 12,0 12,1 12,2 "Enciclopedia del Islam", artículo sobre Jesús
  13. Ahmad, M. M. "Las tribus perdidas de Israel: Los viajes de Jesús", Comunidad Musulmana Ahmadiyya, Obtenido el 14 de Abril de 2007. Este punto de vista también es compartido por algunos autores occidentales como Günter Grönbold en: "Jesús en la India", München: Kösel 1985, ISBN 3466202701. Norbert Klatt, Lebte Jesus in Indien?, Göttingen: Wallstein 1988.