Soteriología

De Jesus de Nazaret
Saltar a: navegación, buscar

La soteriología es el estudio de la salvación. La palabra proviene de dos términos griegos: soter, que significa "salvador", y logos, que significa "palabra", "razón" o "principio". Muchas religiones dan énfasis a la salvación de una forma u otra, y, por tanto, tienen sus propias soteriologías. Algunas se interesan principalmente de las relaciones o la unidad con los dioses; otras enfatizan más la búsqueda del conocimiento o la virtud. Las soteriologías también difieren en el tipo de salvación que prometen. Sin embargo, el término se usa principalmente en los estudios teológicos cristianos. La soteriología es la rama de la teología doctrinal cristiana que trata sobre la salvación a través de Jesucristo.

Cristianismo

La soteriología cristiana se enfoca tradicionalmente en cómo el Dios trinitario pone fin a su separación con los humanos, debida al pecado, a través de la reconciliación. Los cristianos reciben el perdón de los pecados, la vida y la salvación lograda a través del sufrimiento y muerte de Jesucristo. Esta "gracia en Cristo" se recibe a través de la fe en él, que se produce mediante la Palabra de Dios.

Algunos cristianos enseñan la recepción de la Gracia en Cristo solo a través de la fe, mientras que otros dan más importancia a la cooperación con Dios a través de las buenas obras y a ser miembros en una iglesia. Las diferentes soteriologías que se dan dentro de la tradición cristiana pueden agruparse según sus bases:

  • Católicos: la justificación, la iglesia, los sacramentos y el libre albedrío.
  • Arminianistas: el sinergismo.
  • Calvinistas: la doble predestinación.
  • Luteranos: la conversión, la justificación solo por la gracia a través de la fe, los medios de gracia y la iglesia.

Los universalistas creen que los seres humanos nos separamos de Dios a causa del pecado y que volvemos a reunirnos con él cuando lo elegimos sin necesidad de ninguna expiación divina.

Otras religiones y filosofías

La soteriología del Islam se enfoca sobre cómo los humanos pueden arrepentirse y expiar sus pecados para no caer en la perdición. La salvación después de la muerte viene del reconocimiento de Dios y la aceptación del individuo según sea su virtud, obediencia y/o buenas obras realizadas en la vida terrenal.

La soteriología budista se centra en lograr la liberación del sufrimiento. El budismo Mahayana, practicado en China, Tíbet y Japón, tiene elementos de confianza en un salvador, buscando ayuda o asistencia de los Budas y Bodhisattvas, para conseguir así la liberación (nirvana) y la iluminación (bodhi). El budismo Theravada, con más prevalencia en Tailandia, Sri Lanka y otras partes del Sudeste de Asia, tiene una soteriología más parecida a la filosofía hindú. Un monje o practicante de budismo Theravada meditará y se hará más asceta en un intento de escapar a los sufrimientos inherentes a la rueda del dharma. Para ellos, "moksha" significa liberación o, en otras palabras, una eliminación mental de las ataduras, la aversión y la ignorancia hasta lograr el Nirvana, para así evitar un nuevo renacimiento. El Nirvana, en este sentido, no es el Cielo, sino el cese del sufrimiento. Es, por tanto, una interpretación de la salvación muy diferente de la cristiana.

El Shinto y el Tenrikyo enfatizan de forma similar el trabajo para lograr una buena vida a través del comportamiento virtuoso. En el Judaísmo, la moralidad y ética en esta vida se contempla no como algo que traiga beneficios personales después de esta vida sino más bien como algo beneficioso para los humanos como grupo. La soteriología sikhista aboga por conseguir la salvación a través de una meditación personal y disciplinada sobre el nombre y el mensaje de Dios. Esta meditación lleva a la persona a la unión con Dios. El jainismo hace énfasis en la penitencia y el ascetismo para lograr la liberación y ascensión del alma. Una visión cristiana sobre esta noción de la soteriología puede encontrar cierto paralelismo en Juan 17:3.

Las filosofías helénicas también contemplan una forma de salvación. El epicureísmo se interesa principalmente de la templanza y la vida simple como un medio para la ausencia de dolor o "libertad de ansiedad" (αταραξία), mientras que el estoicismo se basa en cultivar las virtudes como la valentía y la separación para mejorar el bienestar espiritual. En el neoplatonismo de Iamblichus la salvación se lleva a cabo a través del proceso de henosis.

Según las enseñanzas de Confucio, una persona no puede salvarse a sí misma. Aunque sus buenas obras crean buen karma y méritos (llamado "boon"), la persona no puede usarla para sí misma sino que ayuda a sus ancestros que están esperando en el mundo espiritual y necesitan ayuda de la generación más joven. De esta forma, los hijos ayudan a la salvación de los padres.